Amor en una palabra♥

"No moverse si Dios no dice a dónde, no hacer si Dios no dice qué"

Muchas veces he leído esa frase que dice, "Dios mío ayudame a aceptar lo que no puedo cambiar", creo que es el pan de cada día de muchos de nosotros. Tenemos "casi" una vida perfecta a excepción de ESE detalle que mancha el cuadro de nuestra existencia.
Me cuesta trabajo en lo personal aceptar esas cosas que no se pueden remediar, lo peor es que tal vez no me afecte en el presente, pero el solo saber que ese detalle existe, me arde y molesta en el alma.

Aun siendo hijos de Dios hay cosas que no podemos soltar, aun teniendo la libertad en Cristo y siendo nuevas criaturas. Batallo cada día por no recordar lo que me molesta, pero, sé que el punto no es el no recordarlo, sino en recordarlo y que no me amargue mi existir.
Para algunas personas a nuestro al rededor, esas manchas negras que amargan el alma son ridiculeces, pero, para el que padece, son un dolor de cabeza y de alma constante.

Creo que más de uno se identificará con este padecimiento crónico del alma, pero creo que aun cuando esos detalles existan en nuestras vidas, no son excusas suficientes para que crezcan raíces de amargura en el alma; no son excusas suficientes para desear mal o para no perdonar en algunos casos. En el caso del perdón, creo que mi caso no es ese, porque no fue en mi tiempo lo sucedido, pero hay un cierto resentimiento que no sé como definirlo y que desconosco. A decir verdad cada día de mi vida he crucificado con Cristo mi carne y me someto a ÉL. Pero solo pienso y pregunto a Dios, ¿Hasta cuándo tendré que tener este sentimiento metido en mi corazón? ¿Hasta cuándo he de superarlo? A veces creo que nunca, y como expuso el Apóstol Pablo, es solo un mensajero de Satanás que abofetea mi carne para no gloriarme y enaltecerme, pues, en nuestras fuerzas nada podemos; y cuando más fuertes nos sentimos, más nos alejamos de Dios, y cosas como estas, aunque nos molesten, nos hacen vivir bajo el abrigo del Altísimo y depender de ÉL totalmente.

Quién no ha conocido personas que hablan mucho, prometen mucho, pero poco hacen; por supuesto los políticos son un ejemplo claro, pero también hay personas muy cercanas que son así.
Es una tristeza que la palabra de los hombres no valga nada, y es aun más triste ver personas que se dicen cristianas, conocedoras de la Biblia y son defraudadoras y mentirosas; no dan honor a sus palabras y hacen que el nombre de nuestro buen Dios sea blasfemado.

En lo personal trato de no hablar por hablar, siempre quiero ser realista y si prometo algo es porque lo cumpliré, y si no puedo me disculpo, pero antes hago mi mejor esfuerzo.
El compromiso en este tiempo ya no es compromiso, se ha vuelto algo insignificante que se puede romper fácilmente.
Si nos vamos a la Biblia, podemos ver que Dios es fiel a su palabra y hasta el mismo ser humano le hace las peticiones y a veces reclamos sobre esta cualidad en sus oraciones. Queremos que Él sea fiel a su palabra pero, ¿y nosotros? Los que nos hacemos llamar sus hijos, debemos imitar esta cualidad de ÉL. El hijo siempre trata de ser como su padre, es su ejemplo, y un cristiano tiene el deber de imitar a su Padre.

Últimamente he tenido que presenciar esos actos de deshonestidad, donde a varias personas se le dice algo y no les cumplen. Entiendo por las personas que no tienen a Dios, son guiados por sus deseos y su carne, pero ver a las personas creyentes ser de esa manera, deja mucho que desear. No sé si lo harán a conciencia o por costumbre, pero quedan como mentirosos, irresponsables y defraudadores.

Es importante guardar el testimonio que tenemos, una mala acción hará que se derrumbe nuestra imagen ante los incrédulos, y luego cuando queramos evangelizarlos, nosotros mismos seremos la piedra de tropiezo para ellos; y ya sabemos que dice la Biblia a cerca de ser tropiezo.


Creo que para todo esto, el segundo mandamiento que dijo Jesucristo:
Marcos 12:31 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo...

Y la regla de oro tan importante en el evangelio de Mateo:
Mateo 7:12  Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas. 

Y los dejo con unos cuantos versículos para meditar y corregir nuestros caminos. 

Proverbios 17:27
El que ahorra sus palabras tiene sabiduría; De espíritu prudente es el hombre entendido.

Proverbios 29:20
¿Has visto hombre ligero en sus palabras? Más esperanza hay del necio que de él.

Eclesiastés 5:4
Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes.
Proverbios 13:5 El justo aborrece la palabra de mentira;
Mas el impío se hace odioso e infame.

Proverbios 10:19
En las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena sus labios es prudente.

Estoy segura que hay gente muy sincera ahí afuera diciendo que ama a Dios; diciendo que cree en Dios.Hoy esta muy de moda el "amor de Dios", pero no quieren saber nada de pecado y de que un día estaremos ante Dios como Juez, eso si lo rechazan pero rapidísimo. He visto como la gente huye de la palabra del Dios que dicen amar, si le amaran, lo amarían con toda su ley escrita en la Biblia y no querrían tapar el sol con un dedo creyendo que solo pueden escoger lo que quieren para sus vidas.

El que la gente quiera cerrar sus oidos a la palabra de Dios, no los hará menos culpables ante ÉL.

Para todo en esta vida hay reglas; el problema del ser humano es que no quiere seguirlas. Lo más tonto que me han dicho, indirectamente, es que aman a Dios y Dios le ama y ellos saben eso de alguna manera mística. Admiro la fe de esas personas, lástima que sea en un "dios" inventado y acomodado a sus deseos y requerimientos. Es lo común en el ser humano, construír dioses a su manera.

Tengo ya mas de un año estudiando la Biblia en mi iglesia y el Dios que he conocido a partir de su palabra es realmente diferente a las corrientes idealistas del mundo. Es un Dios al que hay que tenerle respeto y reverencia, de verdad.

Yo sé que comencé algo dura y quizá sin ningún amor por la humanidad ni por las personas que conozco, la Biblia tampoco es sutil, pero, sé que las palabras dulces no sirven y que solo sirve hablar con la verdad sin importar lo dura que sea, pues al final de la vida cada ser humano tendrá 2 caminos, el del infierno o el del cielo, y no estoy interesada en endulzar palabras para que dulcemente vayan al infierno a sufrir eternamente.

Desgraciadamente hay más cizaña que trigo en nuestras iglesias, desgraciadamente la gente va por un rumbo desconocido creyendo que el Espíritu Santo esta con ellos, porque una noche anterior casi se desnucaron en el piso y balbucearon en una reunión mística en sus congregaciones "cristianas".

Solo sé que hay ovejas y cabras dejándose llevar por un astuto lobo vestido de oveja, las cabras no me preocupan pues conocieron el evangelio y no lo aceptaron, pero viven autoengañadonse creyéndose ovejas. Las ovejas sin embargo me preocupan porque no han conocido al Dios que adoran y viven en un estado de fantasía. Aunque por ser ovejas sé que Dios las sacará de la cueva de lobos y las pondrá en el lugar correcto, quizá usando palabras como las que uso o porque Dios abrirá sus ojos y quitará la ignorancia de la que yo una vez fui víctima.

Les dejo versículos para meditar...

Para los que les gusta entrar en transe mientras "adoran" a Dios y saltan y brincan y hablan cosas que nadie comprende, les dejo este versículo:
Romanos 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.
Dios quiere que seamos personas inteligentes no locos como los santeros y personas que tienen rituales paganos.
Para los que creen que recibimos al Espíritu Santo y su unción cada reunión que tenemos en la iglesia déjenme decirles algo que escribió el Apóstol Juan:
Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. 1 Juan 2:20
Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.  1 Juan 2:27

Como ves, si tú eres salvo, la unción siempre esta contigo y el Espíritu Santo no se va, no hay porque andar invocando a Dios como si fuéramos paganos y haciendo bailes raros y diciendo palabras raras.

A LA BIBLIA ME REMITO.


Me gusta mucho el drama, me encanta hacer de emoción las situaciones y como dicen en mi amado México, "me gusta ponerle mas crema a los tacos".  A todos nos encanta exagerar un poco los sentimientos, tal vez el ver tanta televisión y leer libros nos han dotado de talentos que cada ser humano es un actor en potencia.
No digo que esté mal esto, ya que todos los días actuamos en nuestra realidad. Pero, ¿qué pasa cuando esas emociones se hacen parte de nosotros y no la dejamos salir adecuadamente?

Creo que esta entrada será liberadora para mí, en lo personal, mi vida a sufrido muchísimos cambios desde hace tiempo, y creo que empiezo a somatizar los sentimientos no liberados.
Desde pequeña fui propensa al nerviosismo, a la ansiedad y al temor, pero, no externaba esos sentimientos y los solía reprimir, luego en mi adolescencia empecé a sacar todas mis emociones y me fui al otro extremo, me volví explosiva, pero aun así sufrí de depresión, aun cuando no lo parecía. Ahora en mi juventud creo que las emociones se han quedado atascadas y estoy en el punto en el que externo pero no completamente, pienso y pienso las cosas, me dan episodios de ansiedad y temor. Lo peor es que es mi mente trabajando, nada es real, pero muchos son solo dardos de Satanás atacándome. Debo dar gracias a Dios porque ya no me ha vuelto a pasar desde que con ayuda de la Biblia aprendí a controlarme y a correr hacia Dios por auxilio.

Creo que al ser humano no le gustan mucho los cambios, algunas personas tienen la capacidad de adecuarse rápidamente y otros no, como en mi caso.
Mi vida sufrió un cambio muy drástico, el cual yo no estaba consiente que mi cuerpo estaba sufriendo; conscientemente yo estaba tranquila y aun sigo estando tranquila, pero mi cuerpo no dice lo mismo. No estoy enferma, pero suelo tener problemas de salud, no graves pero tampoco disfrutables. Pensaba y pensaba, qué me podría estar pasando, pero no me daba cuenta que todo coincidía con el cambio en mi vida y mi desorden en la salud. Hace poco pude ver que todo estaba conectado.

En algún momento creo que todos guardamos miedos, ansiedades, presiones y demás sentimientos que no nos damos cuenta y nos afectan, a parte el cristiano siempre esta sufriendo ataques y debemos estar alertas. Sé que soy culpable, pues en algún punto de mi caminar dejé de estar velando, si aún cuando estamos en oración y leyendo la Palabra de Dios constantemente esos ataques vienen, es aun peor cuando dejamos de lado ésto y fácilmente nos volvemos en un blanco para el ataque enemigo espiritual.

Me queda mucho camino por recorrer para sanar mi alma, pero tengo la certeza que Dios me esta ayudando, pues de otra manera no pude haberlo sabido. Aferrándome a Él y a sus promesas es la única manera de salir victoriosa de ésto, y si Dios no me quiere sacar de esto creo que lo tomaré como un aguijón en mi carne como lo hizo Pablo...

respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.
Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.
10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.
2 Corintios 12


Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.
Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. 
Filipenses 4:5-7

Hace tanto, tanto no escribía, los afanes de la vida, los cambios y nuevas cosas en qué pensar me sacaron un poco de mi escritura. Tal vez como dice una frase "Los que pueden actúan, y los que no pueden, y sufren por ello, escriben", decía Faulkner. Creo que he podido actuar y no he tenido la necesidad de escribir. Pero hoy, vuelvo, ya que con las nuevas experiencias que tengo, quizá pueda ayudar a alguien o confundirlo más, ja ja ja es broma.


He estado leyendo mucho sobre la condición del ser humano y en carne propia he padecido, tantas veces me he sentido como Pablo se sintió, o sea, "Miserable de sí"; hacemos lo que no queremos, actuamos mal pues el pecado esta en nuestra carne, pero la ley de Dios en nuestra mente.
Resulta que no hacemos el bien que queremos, sino el mal que no queremos.

Dios nos manda decir "Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Ef. 4:31", ¡Él nos manda QUITARNOS!. 
Y en este último pasaje Dios nos dice "DESECHEMOS": " La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne. Romanos 13:12-14"
No leemos bien estos pasajes muchas veces, creemos que Dios nos quitará los sentimientos de la carne en forma automática; cuando no es así, debemos desecharlos y quitarlos de nosotros, claro, con ayuda de Dios y la correcta sumisión como sus hijos que queremos agradarle en todo.

Últimamente he estado batallando con un pecado en especial, que creí no conocer, pero resulta que está en mí, yo no le conocía, ni creía saber cómo se sentía, es el pecado perdido de la envidia. A veces ponemos nuestros ojos en las cosas que no tenemos sin darnos cuenta, y poco a poco queremos lo que otros tienen, empezamos a competir y querer ganar más y más y empezamos un pleito cazado en nuestra mente, porque las demás personas con las que supuestamente estamos compitiendo, ni cuenta se dan. Descubrí por mí misma; obvio no es nada nuevo, pero para mí fue de gran aprendizaje, que al tener envidia, estamos siendo avaros, egoístas y orgullosos, de un solo pecado salen 3 más. Queremos más, no nos contentamos, y lo peor de este pecado y lo que lo diferencia de los otros, es que éste en particular no lo disfrutamos, no trae placer a nuestra carne, sino sufrimiento.


El salmo 73 hace refencia a la envidia que también tenemos a los malos, pero les mostraré la condición tan baja en la que caemos al envidiarlos: Se llenó de amargura mi alma, Y en mi corazón sentía punzadas. Tan torpe era yo, que no entendía; Era como una bestia delante de ti.
Si leen todo el capítulo creo que todos hemos estado en la situasión de Asaf, envidiamos al impío porque ellos hacen mal y les va bien, y nosotros tratamos de hacer lo correcto ante Dios y parece que nos va peor; nos llenamos de amargura y nos volvemos como bestias al ver como ellos prosperan...

PERO...


Debo dar gracias a Dios porque me hizo abrir los ojos y entender cuán mal estaba. Doy gracias por eso, porque es seña de que soy salva, soy hija del Dios viviente y me muestra mis errores, y la verdad muchas veces le oro así con este salmo de David "¿Quién podrá entender sus propios errores?
Líbrame de los que me son ocultos. Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión. Salmos 19:12-13"

Todos en algún momento de nuestras vidas llegamos a sentir esto, pero hay algo que no dejo de tener presente y cada vez que vienen esos malos sentimientos, oro, pido perdón por ser mal agradecida con lo que Dios, mi Padre me ha dado sin merecer, y algo que es muy difícil pero definitivamente da resultado es, orar por la persona o personas a las que les tenemos envidia o algún otro mal sentimiento. El amor cubrirá multitud de pecados. <Tenemos el mandato divino de amar nuestro prójimo como a nosotros mismos.> Estamos en este cuerpo de muerte, pero espiritualmente estamos vivos, no podemos permitirnos andar como los muertos (si es que eres salvo).


Biblia!

About Me

Mi foto

Soy peregrina en este mundo perdido.
No tengo bandera ni patria terrenal.
No tengo religión
Busco hablarles de la vida a los muertos vivientes.
 
Me gusta escribir y por eso hice un blog; a veces suelo escribir en prosa y de vez en cuando me sale un que otro verso sin esfuerzo y casi una canción.

Debí ser poetiza, pianista y cantante de opera, pero un propósito mayor se me asignó.

Seguidora de Jesucristo; hija de Dios por redención y gracia.
No me avergüenzo del evangelio porque es poder de Dios para salvación de muchos.

Acerca del blog

Este Blog apoya a Israel porque es el pueblo escogido de DIOS!

Bienvenid@ a Moonalove.

Mi nombre es Ana, soy mexicana, estudio Ciencias de la Comunicacíon y amo plasmar lo que pienso en palabras.

Este blog está centrado en Dios y su Hijo Jesús pues tienen mucho que ver en nuestras vidas y aunque no parezca Dios es el centro de nuestra existencia y aunque no lo creas todos en este mundo lo necesitamos.

También opinaré sobre lo que pasa en la actualidad basándome en lo que Dios piensa y si esta de acuerdo o no; es un punto de vista que nadie toma en cuenta y es el más importante.

Espero tus comentarios que son de gran utilidad y tu participación en cualquier tema.


Para cualquier duda, comentario o lo que sea mi correo es caariitoo91@gmail.com

¡Muchas gracias y Dios los bendiga!

Páginas vistas en total

Páginas recomendadas

http://www.heartcry.es
http://illbehonest.com/

Seguidores +

Visitas! =)

Licencia

Licencia de Creative Commons
Amor en una Palabra by Ana Carolina Rodríguez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en Mi cerebro.

Labels

Quienes nos visitan


contador gratis

FacebookLove ;)

Translator

Blog

Hablemos =)

Con la tecnología de Blogger.

Entradas populares

Followers

Amor en una palabra♥